Abandonar Unasur y El Alba

Por: John Marulanda

Unasur desde sus inicios fue un error, marcado por la saña ideológica del socialismo del siglo 21 y guiado por la estupidez chavista. Anti natural a nuestro temperamento, esa organización hacía eco de los cantos de sirenas de su inventor, quien prometía fraternidad, amor y felicidad que ahora están terminando en llanto y dolor.

A buena hora el presidente electo Iván Duque ha pedido abandonarla pues ha malbaratado recursos, ha propalados mentiras y les ha dado opaco relumbrón a personajes oscuros y de ingrata recordación. Basta repasar la lista de sus secretarios colombianos.

Unasur, creada simultáneamente y con la misma ponzoña ideológica del Alba y Petrocaribe, terminaron por convertirse en los voceros y protectores de organizaciones extra continentales con intereses muy distintos a los propuestos por esas estructuras chavistas. Unasur sirvió para justificar la estrategia político militar del foro de Sao Paulo para copar las democracias y transformarlas en dictaduras.  El Alba terminó como mampara para la violación de las sanciones de la Naciones Unidas contra Irán y Hezbolá.  Y Petrocaribe, ante el fracaso de PDVSA, se entrega ansiosa hacia una China que avanza imparable ocupando espacios geopolíticos en la región.

No es el tiempo del bloque monolítico que soñó Bolívar en el siglo 19, ni la masa hegemónica que quiso imponer Chávez a punto de sobornos petroleros y denuestos. Es tiempo de una red integrada por circuitos eficientes, pragmáticos, que pueda enfrentar con éxito un mundo no tan unipolar como se creía. Mercosur y la Alianza del Pacifico, son mejores ejemplos de asociaciones de mutuo beneficio y libertad política.

Concretar acuerdos con Venezuela, pero en Democracia, y con los demás vecinos buscando integración comercial, es más urgente hoy que antes. En esta dirección, el nuevo gobierno colombiano deberá refrescar y remodelar acuerdos en seguridad y defensa con el recién elegido izquierdista gobierno mejicano.  Y hay que empezar por convencer a López Obrador, que enfrentará una azarosa lucha contra la histórica violencia narcotraficante, que las farc no son un grupo guerrillero de oropeles marxistas-leninistas, sino un cartel narcoterrorista aliado y cómplice de los carteles mejicanos, la red más grande del Crimen Organizado Internacional.

Fuera de Unasur, fuera del Alba, podemos buscar un fresco aire de democracia y emprendimiento.

 

 

Dpto. Comunicaciones

Dpto. Comunicaciones2402 Posts

ACORE es la Asociación de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares. Nuestra misión está encaminada a velar por el bienestar de los Acorados y sus familias.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password