Gestión de ACORE ante el servicio de salud

Por: Brigadier General (RA) Guillermo Bastidas Ordóñez

Secretario General de ACORE

No hay en el mundo un servicio de salud que satisfaga completamente a los usuarios. En salud se puede gastar lo que se quiera y nunca habrá satisfacción completa, siempre existirán quejas sentidas y palpables que borran de un tajo la buena atención que recibe la gran mayoría de los pacientes, y el esfuerzo titánico que hacen en un sistema tan pobre, deficitario y desorganizado como el nuestro. Los directivos y funcionarios de lo administran, que dan de sí todo lo que humanamente pueden, tratando con las uñas de suministrar el servicio de salud en medio de tanta dificultad financiera y organizacional, a la vez que intentan enderezar ese árbol gigantesco de la Sanidad Militar que durante 20 años creció torcido y enmarañado, con cinco cabezas poderosas que por diversos motivos de celo institucional sin mala intención, impidieron en todos estos años la implementación de la ley 352 que impone en el Sistema de Salud Militar y Policial la unidad de gestión.

Pero la salud es una bandera sensible y muy rentable, que se bate con furor cuando se trata de conseguir protagonismo y réditos políticos y comerciales: colegios y hospitales buenos y gratuitos es lo que siempre reclamará el pueblo y ofrece el político populista.

ACORE considera que tendremos la mejor EPS del país cuando suministre el servicio de salud integral a todos los usuarios y beneficiarios uniformados y no uniformados de las FF.MM., dispersos en todo el territorio nacional, con equidad, oportunidad, eficiencia y eficacia. Para eso debemos tener un verdadero Subsistema de Salud para las FF.MM, que cumpla con las siguientes características dispuestas en la Ley 352 de 1997, las cuales nunca se implementaron:

  1. Que opere con autonomía y unidad de gestión, como lo ordena la ley.
  2. Que la función misional del Subsistema de Salud Militar sea el suministro de servicios de salud integral a todos los usuarios y beneficiarios.
  3. Que esté regionalizada para cubrir funcionalmente todo el territorio nacional.
  4. Que esté completamente sistematizado, clínica y administrativamente.
  5. Que opere con integración funcional.
  6. Que este complementado con servicios de salud de la red externa local.
  7. Que el aseguramiento, la salud ocupacional y laboral sea responsabilidad de las fuerzas como patrón.
  8. Que las Fuerzas Militares respondan por la salud operacional de los combatientes a través de las direcciones de sanidad, bajo la dependencia operativa de la Dirección General de Sanidad Militar.
  9. Que las Fuerzas apoyen generosamente el subsistema con recursos humanos y logísticos.

Este es, a groso modo, el plan contemplado en la reforma que está trabajando el Ministerio de Defensa y vemos con entusiasmo que ya se empezaron a dar los primeros pasos. Veamos:

  1. El Ejército Nacional que tiene la responsabilidad suministrar el servicio integral de salud al 80% de usuarios del Subsistema ya comenzó a organizar la regionalización del servicio de salud en el norte del país. El año entrante organizará las regionales del sur.
  2. La sistematización en el nivel nacional es un proceso muy complejo, pero ya va a mitad de camino. Ya se implantó la sistematización del área administrativa, ERP, en casi todos los establecimientos de sanidad militar del país.
  3. Ya se comenzó a utilizar la historia clínica digital en la mayoría de los centros de atención en Bogotá y en el Hospital Militar. Faltan muchos módulos importantes por desarrollar, pero desafortunadamente recortaron los recursos.
  4. Nos falta la reorganización estructural que plantea la reforma, que marcha a paso de tortuga para obtener la unidad de gestión del Subsistema y la integración funcional.

Son logros evidentes en desarrollo, obtenidos por la Dirección General de Sanidad Militar y las direcciones de sanidad de las Fuerzas, que los representantes de la reserva activa ante los organismos de dirección y control del subsistema han orientado, acompañado y han aplaudido al ver resultados tangibles para el bien de todos. La presión y vigilancia permanente de ACORE con sus representantes en los órganos directivos del Subsistema es continua y constante para lograr soluciones definitivas de fondo en los temas anotados anteriormente.

Consideramos que el suministro de la salud integral es el servicio social más sentido, no sólo para los acorados sino para la población de usuarios del Subsistema y todos los requisitos para lograr este objetivo integran nuestra agenda permanente de gestión de estos asuntos ante todas las instancias del poder público. El trabajo es arduo, pero hay logros importantes que se divulgan en los medios de comunicación institucionales, porque el desgreño administrativo que imperaba era inmenso, pero está mejorando gracias al trabajo de los responsables del servicio.

Como se aproximan las elecciones, los pescadores en río revuelto baten la bandera sensible de la salud condenando el mal servicio, pero no culpa a los funcionarios responsables del Subsistema sino a los representantes de la reserva activa que integran los organismos de dirección del Sistema de Salud porque son de ACORE. Es necesario saber que ni los representantes de los usuarios militares y civiles en actividad, ni los de los de la reserva tenemos capacidad para imponer soluciones eficaces dentro del Subsistema, allí formulamos con contundencia los reclamamos, opinamos y recomendamos cada mes y cuando haya oportunidad con conocimiento de causa, para que el Director de la DGSM oriente su gestión, pero ni somos ordenadores de gasto, ni nominadores de funcionarios, ni es nuestro trabajo expedir leyes, ni modificar el Presupuesto Nacional, ni conseguir dinero para el desarrollo de los proyectos de inversión; eso es potestativo y del resorte del Ministerio de Defensa, del Comando General de las FF.MM. y del Ministerio de Hacienda que es el que asigna o recorta presupuestos.

En contraposición a las equivocadas aseveraciones de nuestros detractores habituales, quienes leen objetivamente el periódico y nuestros boletines, hacen seguimiento constructivo a nuestras actuaciones y observan los cambios lentos pero positivos en el Servicio de Salud Militar, opinan que sí nos preocupamos por el bienestar y sobre todo por la salud de los usuarios del Subsistema de las FF.MM.; en consecuencia nos felicitan y nos reeligen para su representación ante los organismos del maltrecho Sistema de Salud Militar y lo hacemos con gusto y ad honorem, con el mejor sentido de servicio social, no actuamos como ciertas organizaciones o veedurías, que por un lado tratan de lucrarse con las indemnizaciones y demandas de los usuarios por insatisfacción de servicios salud y por el otro levantando el estandarte de promeseros salvadores de los usuarios, satanizando y desprestigiando a directivos y funcionarios del servicio, que están limitados por la falta de autonomía y de recursos, y también a las asociaciones y sus representantes ante el Subsistema que no tienen poder de decisión, endilgándoles a unos y a otros su incapacidad de hacer milagros.

Los acorados que fuimos elegidos para representar a los oficiales de la reserva activa ante los órganos corporativos del Subsistema de Salud Militar y del Hospital Militar, agradecemos la gentileza, el honor y la confianza que depositaron en nosotros los electores. Nos postulamos porque estamos convencidos que, aunque la labor sea ardua y desagradecida, es mejor estar allí, donde en algo se puede intervenir, con mucho gusto los representaremos y cumpliremos a cabalidad nuestra misión dentro de lo que esté a nuestro alcance.

Estamos de acuerdo que la votación fue escasa; hubiéramos preferido, si, que la votación hubiera sido más copiosa. Si los contradictores de ACORE no están satisfechos con la labor de los representantes que se postularon, debieron haberse postulado ellos mismos como candidatos para las elecciones pasadas manifestando sus programas y capacidades para mejorar nuestra labor en vez de promocionar el voto en blanco, dando a entender as, que es mejor que la reserva activa de las FF.MM. no tenga representación ante los organismos de vigilancia del sistema de salud.

En parte lo lograron: en los próximos dos años los oficiales de la reserva activa de las FF.MM. no estaremos representados por uno de los nuestros en el máximo organismo del Sistema de Salud de las FFMM, el Consejo Superior de Salud Militar y Policial. Ganó el candidato de la Policía Nacional. El candidato militar era un médico, Capitán de Navío, acorado, especialista en cirugía vascular periférica, especializado y con amplia experiencia en administración y vida hospitalaria; fue ex director del Hospital Militar y miembro del Comité de Ética Médica Nacional. Algunos contradictores le hicieron campaña al voto en blanco, consideran que perdió ACORE y se alegraron por eso ¡No por favor!, perdimos todos y eso no tiene sentido.

Como dice el viejo refrán: “ni rajan ni prestan el hacha”.

 

 

Dpto. Comunicaciones

Dpto. Comunicaciones2137 Posts

<p>ACORE es la Asociación de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares.<br /> Nuestra misión está encaminada a velar por el bienestar de los Acorados y sus familias.</p>

1 Comment

  • jugos10.net Reply

    28 agosto, 2017 at 1:54 pm

    Buenas

    Muy motivante tu redacción y hay demasiadas información que no conocía que me has enseñado, esta maravilloso..
    te quería corresponder el tiempo que dedicaste, con unas infinitas gracias, por preparar a gente como yo jijiji.

    Saludos

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password