Liderazgo en la primera línea de batalla

El ejemplo, sello del liderazgo militar, lleva a los soldados a dar hasta la vida por su comandante.

Por: Pedro Javier Rojas Guevara*

Los ejércitos, a través de la historia, se han nutrido de hombres y mujeres de diferentes razas, nacionalidades, sueños y creencias, que se unen siguiendo los preceptos sagrados de patria, honor y lealtad, tres palabras comunes para la profesión militar en cualquier lugar del mundo y son el lema de nuestra bicentenaria Fuerza Terrestre. Como lo afirma en sus políticas de mando el señor mayor general Nicacio de Jesús Martínez Espinel, comandante del Ejército Nacional: “Los soldados han sido y seguirán siendo el baluarte de nuestra libertad e independencia y son el centro de gravedad de la institución”.

Los soldados de Colombia se convierten en custodios de la democracia y en guardadores de los postulados de justicia y libertad. ¿Qué sería de los comandantes militares sin sus soldados? Sencillamente, nada; son ellos el alma de la profesión de las armas. Pero, así mismo, esas tropas requieren la conducción de líderes competentes y confiables que inspiren a sus subordinados, como en la gesta libertadora (1810-20), garantizando hasta la supervivencia misma de la nación.

El ejército patriota independentista, conformado mayoritariamente por valientes soldados criollos, negros e indígenas, pero también por ingleses, franceses, irlandeses, españoles, argentinos y chilenos, obtuvo la victoria militar sobre el ejército realista gracias a líderes combatientes como José María Córdova, el héroe de Ayacucho y de la democracia continental, estratega de la decisiva batalla de Chorros Blancos (11 y 12 de febrero de 1820), que impidió en gran medida la reconquista española. Otro gran líder y guerrero, Inocencio Chincá, quien junto con Rondón, su comandante en la batalla del Pantano de Vargas (25 de julio de 1819), inspiró a los corajudos 14 lanceros de caballería, definiendo con bravura una de las más sangrientas y heroicas confrontaciones, determinante para que se produjese el gran momentum operacional en la batalla de Boyacá (7 de agosto de 1819).

Los atributos de líderes como Bolívar, Santander, Girardot y Baraya, entre muchos otros, saltaban a la vista: su presencia siempre estaba en la primera línea alentando a sus tropas; su carácter, pues eran líderes de enorme influencia, su ejemplo y persistencia los caracterizaba; y cómo olvidar su formidable intelecto, todos pensadores y maestros en el arte y la ciencia militares. Estos líderes con ansias de libertad condujeron exitosamente a soldados motivados en la primera línea de batalla hacia el inevitable desiderátum de la independencia.

Qué hubiese sido de los Estados Unidos de América sin líderes militares de la talla de Ulises Grant y sus valientes tropas unionistas pesadas en caballería montada, que se batieron en Gettysburg (1 al 3 julio de 1863), la batalla más importante de la guerra civil estadounidense (1861-1865), contra las tropas confederadas, lideradas por otro grande, Robert E. Lee, a quien Lincoln le ofreció el mando supremo del ejército, y no obstante que estaba a favor de la cruzada antiesclavista, no aceptó, pues era oriundo de Virginia, uno de los 11 estados separatistas. Para él era impensable ponerse al frente de un ejército cuya misión era invadir su propio hogar, relata el historiador Jesús Hernández en su obra Norte contra sur. Historia de la guerra de Secesión. Muestra clara de su presencia y carácter.

El ejemplo, sello indeleble del liderazgo militar, lleva a los soldados en la primera línea de batalla a dar hasta la vida misma por su comandante. Honramos hoy al nuestro, un soldado íntegro e institucional. Recibimos los aleves ataques a su persona y a los demás señores generales que han sido vilipendiados injustamente como propios, pues somos una fuerza cohesionada, doctrinal y con profundos principios y valores.

  • Director del Centro de Doctrina del Ejército Nacional de Colombia.

 

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/pedro-javier-rojas-guevara/liderazgo-en-la-primera-linea-de-batalla-columna-del-coronel-pedro-javier-rojas-guevara-337332

 

 

 

 

 

 

Dpto. Comunicaciones

Dpto. Comunicaciones2639 Posts

ACORE es la Asociación de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares. Nuestra misión está encaminada a velar por el bienestar de los Acorados y sus familias.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password