Fuerzas Armadas colombianas continúan purga de ex líderes de la mafia de las FARC

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

POR LARA LOAIZAEN

Un mes después de la muerte de Gentil Duarte, el ejército colombiano ha neutralizado a otros dos líderes disidentes importantes, en el norte y el oeste del país, reduciendo aún más la capacidad de la ex mafia de las FARC para coordinar sus facciones.
El 13 de junio, el presidente Iván Duque anunció vía Twitter la muerte de Leider Johnay Noscué Bototo, alias «Mayimbú», en una operación del ejército en el departamento occidental del Cauca. Mayimbú era el líder de una facción disidente de la extinta guerrilla de las FARC, también conocida como la ex-Farc Mafia,
llamada la Columna Móvil Jaime Martínez.
En 2018, la Columna Móvil Jaime Martínez se había expandido rápidamente a áreas cruciales de producción de coca y marihuana en la parte norte del departamento del Cauca y el vecino Valle del Cauca. La posición de liderazgo de Mayimbú lo convirtió en un objetivo de alto valor para el gobierno
colombiano. Se le culpó por el asesinato en 2019 de Karina García, candidata a la alcaldía del municipio de Suárez, y por una ola de violencia contra líderes indígenas en la región.
Noscué cooperó con Miguel Botache Santanilla, alias «Gentil Duarte», y varios otros disidentes en la zona. En enero de 2022, Mayimbú asumió el liderazgo en el Cauca de la confederación de disidentes de las FARC aliada con Gentil Duarte, tras la muerte del anterior enviado de Duarte, Euclides España
Caicedo, alias «Jhonier», en Toribío, Cauca.
Sin embargo, la mafia de las ex-FARC ha sufrido otros golpes importantes en los últimos tiempos. Tres días antes de la muerte de Mayimbú, el líder del disidente Frente 36, Ricardo Abel Ayala Orrego, alias «Cabuyo», fue neutralizado en una operación militar en Barbosa, Antioquia.
Con presencia en el norte de Antioquia, el Frente 36 de la mafia de las ex-FARC mantuvo el control de varias rutas de narcotráfico y minería ilegal en el departamento. En 2018, las fuerzas de seguridad acusaron a Cabuyo del asesinato de tres geólogos de la multinacional canadiense Continental Gold en Yarumal, lo que lo llevó al radar de las autoridades.
Cabuyo sobrevivió a varias operaciones militares en su contra, incluido un ataque con bomba en 2018 y un ataque de francotiradores en 2021, en el que resultó herido..
Análisis de InSight Crime
La muerte de Mayimbú representa un duro golpe para la facción de disidentes de las FARC, una vez liderada por Gentil Duarte, y que una vez prometió reunir a estos grupos dispares en una sola
fuerza de combate. La muerte de Cabuyo solo se suma a sus problemas, así como amenaza con debilitar su control sobre el departamento de Antioquia.
Con la muerte de Mayimbu, la ex mafia de las FARC ha perdido a un actor clave que coordina el apoyo financiero y los envíos de drogas con los disidentes en todo el país. Su muerte no se lo pondrá fácil a Néstor Gregorio Vera Fernández, alias «Iván Mordisco», otro viejo líder de las FARC, quien asumió el control de la red después de la muerte de Duarte en Venezuela.
Mayimbú estuvo a cargo de numerosos frentes mafiosos de las exFARC, especialmente después de la muerte de Duarte. Estos incluyeron las Columnas Móviles Jaime Martínez y Dagoberto Ramos en el norte del Cauca y el Valle del Cauca, el Frente Carlos Patiño en el sur del Cauca, la Columna Móvil Franco Benavidez en el norte de Nariño y el Frente Rafael Aguilera a lo largo de la
costa del Pacífico del Cauca.
Su muerte no solo plantea preguntas sobre quién asumirá el mando de la facción, sino que también cuestiona la capacidad de Mordisco para liderar a los disidentes a nivel nacional. El Cauca
es un territorio estratégico para la mafia de las ex-FARC, ya que allí se concentra el cultivo de marihuana espeluznante, así como una codiciada ruta de narcotráfico a través del Océano Pacífico
hacia Centroamérica.
Al norte, las disidencias de las FARC en Antioquia han estado atrapadas entre la espada y la pared. Las constantes operaciones del Ejército colombiano han reducido su capacidad en la región. Esto ha puesto al Frente 36 en un segundo plano en su guerra en curso contra los Urabeños, también conocido como el
Clan del Golfo.
Ahora, con la muerte de Cabuyo, el Frente 36 puede no tener la fuerza para continuar su guerra contra los Urabeños. Sin embargo, todavía hay presencia de Erlinson Chavarría Escobar, alias «Ramiro», el líder del Frente 18, en el territorio. El Frente 18 está aliado con la Segunda Marquetalia, que también está enfrascada en un conflicto con los Urabeños.

Tomado de insightcrime.org

Tambien te puede interesar

5° Congreso Internacional de Seguridad

Desde ACORE queremos invitar a nuestros socios al 5° Congreso Internacional de Seguridad, el que se llevará a cabo el próximo siete

Deja una respuesta