Los Urabeños piden al gobierno entrante de Colombia que negocie

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

A pesar de una serie de ataques recientes contra las fuerzas de seguridad de Colombia, Los Urabeños han enviado un mensaje al presidente entrante de Colombia de que están interesados en las negociaciones. ¿Debe interpretarse esto como un grupo desesperado por evitar el declive o confiado en su fuerza?

En una carta fechada el 19 de julio, varios de los principales grupos criminales colombianos informaron al presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, de su interés en entablar conversaciones con el nuevo gobierno. Los firmantes incluyeron a los Rastrojos y los Caparrapos, pero la adición más notable fue la de los Urabeños, también conocidos como el Clan del Golfo (Clan del Golfo) por el gobierno, o como prefieren llamarse a sí mismos, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC).

«No podemos ser indiferentes al grito del pueblo colombiano y a los pensamientos de su presidente elegido democráticamente, para lograr, entre otras cosas, la tan esperada ‘paz con justicia social'», se lee en la carta.

«Les proponemos a ustedes, y al pueblo colombiano, ser parte activa de esto; estamos dispuestos a hablar y reconciliarnos, con el objetivo de detener la violencia cíclica que algunos de nosotros controlamos», continuó.

Además, los grupos mencionaron su voluntad de establecer un alto el fuego y un posible desarme, siempre que se les den «las mismas garantías» que otros grupos han tenido en negociaciones anteriores.

El impacto de esta carta pronto se puso en duda. Dos días después, el 21 de julio, circuló en las redes sociales un panfleto, firmado por una facción de Los Urabeños, que negaba que el grupo hubiera participado en la propuesta.

En la campaña electoral, Petro expresó su disposición a dialogar con grupos criminales en Colombia. Sugirió que esto comenzaría con un alto el fuego bilateral, antes de las negociaciones.

Los Urabeños son, de lejos, el grupo criminal más importante en firmar la carta. Si bien el grupo ha perdido fuerza en los últimos meses, especialmente después de la captura de su líder, Dairo Antonio Úsuga, alias «Otoniel», sigue siendo una de las principales fuerzas de narcotráfico de Colombia. Otros grupos, como los Rastrojos y los Caparrapos, están en declive real.

Análisis de InSight Crime

Al igual que sus rivales criminales, Los Urabeños están poniendo su estrategia en orden para el gobierno entrante. Ya sea a través de cartas o balas, el grupo parece decidido a abrirse camino en una negociación.

Después del arresto y la extradición de Otoniel por parte de Estados Unidos , se creía que el grupo tardaría en recuperarse. Pero a pesar de los desafíos reales, Los Urabeños han mantenido claramente la capacidad de coordinar demostraciones de fuerza bien planificadas, bajo el liderazgo de Jobanis de Jesús Ávila Villadiego, alias «Chiquito Malo».

En mayo pasado, en respuesta a la extradición de Otoniel, el grupo anunció un paro armado que paralizó extensas partes de Colombia durante cuatro días.

Sin embargo, una división dentro del grupo se ha vuelto cada vez más evidente, incluso en la respuesta al panfleto.

Un experto en seguridad y defensa de Colombia, que pidió permanecer en el anonimato por razones de seguridad, confirmó a InSight Crime que las disputas sobre el territorio y los ingresos criminales han llevado a diferencias internas entre los líderes de Los Urabeños.

Según fuentes de inteligencia citadas por El Tiempo, dos de los tres principales líderes de Los Urabeños están abiertos a conversaciones con el nuevo gobierno. Chiquito Malo y un teniente de alto rango, Wílmer Antonio Giraldo, alias «Siopas», supuestamente aprobaron el panfleto de la semana pasada, pero se opusieron a ellos José Gonzalo Sánchez, alias «Gonzalito». Sin embargo, si Los Urabeños pueden presentar un frente unido a Petro, el mensaje general puede ser claro. Si bien el grupo está dispuesto a negociar, tiene la fuerza para garantizar que se cumplan sus condiciones.

Tomado de insightcrime.org

Tambien te puede interesar

Economía populista a la vista

T.Coronel (R) Gustavo Roa Cuervo El nuevo ministro de Hacienda, según manifiestan los progresistas, es un afamado economista de corte socialista. Sin

Deja una respuesta